Museo Histórico de Cera

Museo Histórico de Cera


buenos aires - argentina

Alerta

Programas Educativos: Nivel Inicial, primario y secundario. De Marzo a Diciembre.

Las visitas utilizan diferentes soportes educativos a lo largo del recorrido, complementados con contenidos especialmente diseñados para que el alumno pueda profundizar los conceptos previamente trabajados en el aula.

Informes

Dr. Enrique Del Valle Iberlucea 1261
(a 10 metros de la Calle-Museo Caminito).
La Boca. (C1160ABM).
Buenos Aires - Argentina.

Directo (5411) 4301-1497 / (5411) 4303-0563
info@museodecera.com.ar
visitasguiadas@museodecera.com.ar

Horario de invierno:
Abierto de lunes a viernes de 11.30 a 18 hs. Sábados, domingos y feriados de 11 a 18 hs.

Horario de verano:
Abierto de lunes a viernes de 11.30 a 19 hs. Sábados, domingos y feriados de 11 a 20 hs.

Introducción

"Y fue por este río de sureña y de barro que las proas vinieron a fundarme la patria". Jorge L. Borges.
Muelle de La Boca - Año 1889

Se llamaba Riachuelo de los Navíos. Desde su desembocadura, y hasta la cima de las suaves ondulaciones que aún perduran en los límites boquenses del parque Lezama.

Algunos historiadores afirman que fue junto a la desembocadura del Riachuelo, en el Río de la Plata, donde Pedro de Mendoza fundó la primera ciudad de Buenos Aires.

La Boca del Riachuelo, después La Boca, a secas, zona de tierras bajas e inundaciones fáciles, fue durante largos años conocida como tierra de nadie, ignorada por los pobladores como sitio habitable pero reconocida como puerto. No pasó mucho tiempo sin que la ribera congregara en sus márgenes un número cada vez mayor de astilleros, almacenes navales, depósitos de lanas, saladeros y otras instalaciones similares, que justificaban el nombre de “Puerto de Tachos”, denominación que perduró hasta la época de Rosas.

Atraídos por la posibilidad de trabajar, comenzó a poblarse de inmigrantes griegos, turcos, italianos, etc.

Junto a los varaderos y a los depósitos, a las barracas y a los astilleros, reemplazados mucho más tarde por las construcciones portuarias, empezaron a levantarse las humildes casillas de cinc y de madera que dieron a la Boca esa fisonomía tan singular como extraña en nuestras latitudes.

La Boca - Año 1902

Fueron los genoveses en su mayoría, gente de mar, quienes se radicaron allí, construyendo humildes casas asentadas sobre pilotes, con estructuras de madera y paredes de zinc, que pintaron de vivos colores. Un bote colgado en la puerta advertía de la constante amenaza que representaba las inundaciones periódicas.

Con el tiempo la población de este barrio marinero se fue ampliando, los italianos eran más que los nativos y el dialecto genovés predominaba sobre el castellano, haciéndoles a los maestros dificilísimo impartir sus lecciones. Pueblo exuberante y bullanguero, conservaba intactas las costumbres de su terruño, sociedad fraternal con las primeras instituciones de apoyo comunitario de Buenos Aires, que también supo editar diarios y revistas, que fundó clubes y teatros para el cultivo de la dramaturgia, que generó poetas músicos y artistas plásticos, que envió al Parlamento, el primer diputado socialista de América (Alfredo Palacios), que abrió cantinas donde poder saborear los platos tradicionales al compás de un alegre tarantela o una nostálgica canzonetta.

La Vida Proletaria

"El alma de un pueblo es el alma de sus hombres. Si éstos han sido tiernos o crueles o apasionados, el alma de ese pueblo será tierna o cruel o apasionada. Aquella Boca del trabajo y de la nostalgia, donde el dialecto familiar de la Superba se iba tornando para muchos porteños en una acariciadora lengua nativa, se transformó cuando recién nacía este siglo que vivimos, en La Boca del ensueño y la esperanza. Poetas y pintores, escritores y músicos fueron creando desde entonces una tradición que en la vieja barriada parece tan antigua como su existencia misma. las evocadoras melodías de los acordeones marineros, el mágico recuerdo de las orillas del Mediterráneo, los bosques de arboladuras que duermen bajo un signo de estrellas o de nubes en las noches de la ribera, llevaron el mediúmnico milagro de la inspiración a aquellos que soñaban con la belleza, junto a las aguas barrosas donde se hundían los muelles carcomidos del olvidado Puerto de los Tachos. Y así nacieron en el silencio denso de los estudios, frente a los caballetes o al teclado de los armonios, las melodías de Juan de Dios Filiberto, las esculturas de Capurro y de Vergottini, los óleos de Lazzari y de Victorica, de Lacámera y de Quinquela Martín. Si: el alma de un pueblo - o de un barrio - es el alma de sus hombres. Y el alma de La Boca, expresada siempre por la tenacidad ceñuda y el sacrificio sin ostentaciones, tiene ahora su símbolo más claro en el resplandor de gloria encendido por sus artistas".

Julia Prilutzky Farny.